Arroz

¿Por qué el Arroz es importante para nosotros?

El cultivo de arroz es parte importante de la economía nacional del país y uno de los más relevantes en términos socio cultural porque demanda una gran cantidad de mano de obra en su proceso productivo y representa un hábito masivo de consumo. Un gran número de familias depende económicamente del proceso productivo del cultivo, al igual  del proceso industrial en su molinería y comercialización.

Bayer cuenta  con un completo portafolio de vanguardia, que le permite brindar soluciones a los productores de arroz en nuestro país; la innovadora paleta de productos garantiza al agricultor una alta producción, calidad y rentabilidad. 

Áreas de cultivo / Siembra:

Actualmente en el país se siembran aproximadamente 420,000 has, de las cuales el 54% se siembra la región oriente (San Martín, Cajamarca, Amazona, Loreto y Huánuco), el 40 % en la región costera del norte (Tumbes, Piura, Lambayeque y la Libertad)  y el restante 5% en la región de la costa sur del país (Arequipa).

Las variedades que más se siembran son NIR (IR-43), Tinajones y Mallares en la región de la costa Norte del país y Esperanza, Fortaleza, Conquista, y Capirona en la región Oriente.

Principales Problemas

 

Principales plagas que afectan al cultivo:


Mosquilla del arroz

Hydrellia wirthi


           

  
           

 

 

 

 

El daño típico consiste en la degeneración de tejidos a lo largo de las márgenes internas de las hojas en emergencia. A medida que las mismas se expanden, las áreas afectadas de color amarillo se tornan visibles. Se reduce el macollamiento y la maduración puede retardarse. El daño se presenta generalmente en los campos de arroz con alta lámina de agua desde el estado de plántula hasta el máximo ahijamiento. Las minas miden inicialmente de 1 a 2 mm de ancho y cuando se agrupan o se fusionan esa porción de la hoja finalmente se necrosa.

 

 

 

Recomendaciones:
Aplicar Beta-Baytroide 125SC, dosis: 0.15 L/ha

Aplicar Lesenta 80WG, dosis: 0.125 kg/ha

Aplicar Regent SC, dosis: 0.2 – 0.3 L/ha


 

Gusano cogollero

Spodoptera Frugiperda

 


 

 

 

 

Las larvas de Spodoptera pueden ocasionar daño durante todo el periodo vegetativo del cultivo, hasta el establecimiento del aniego permanente en campos de arroz. El mayor riesgo es durante la etapa de plántula, cuando la larva se encuentra en los últimos instares, motivado por el alto porcentaje de área foliar que consume. Durante todo el estado larval puede consumir hasta 153.157 cm2 del área foliar de las plantas de arroz y si este daño ocurre a los pocos días posteriores a la germinación puede causar la muerte de la planta.

 

Recomendaciones:
Aplicar Lorsban 480E, dosis: 0,75 - 1 L / Ha

 

 

Sogata
Tagosodes orizicolus

 

 

               

 

 

 

 

El insecto causa dos tipos de daño en la planta de arroz. El daño mecánico, que lo hace tanto al alimentarse como cuando coloca sus huevos; y el segundo, por ser el único insecto, capaz de transmitir el Virus de la Hoja Blanca (VHB) en cualquiera de sus estados de desarrollo: ninfa o adulto. El virus manifiesta los siguientes síntomas en las hojas: bandas blancas, moteado clorótico y mosaico, estas manchas, al incrementarse, se fusionan formando franjas de color amarillo pálido a lo largo de la hoja. Los síntomas van acompañados de un secamiento descendente de la hoja, que es más notorio cuanto más joven sea la planta. En la panícula: deformación en espiral del eje; las espiguillas presentan manchas.

 

Recomendaciones:

Aplicar Sivanto Prime, dosis: 0.5 L/ha
Aplicar Confidor 350SC, dosis: 0.1 – 0.15 L/ha

Aplicar Provado Combi 112.5SC, dosis: 0.5 L/ha

 


 

Ácaro de la vaina

Steneotarsonemus spinki

 

 

 

 

 

Este ácaro produce daños directos ocasionados al alimentarse, el ácaro extrae del tejido vegetal la sabia o contenido de las células, presentes en las vainas de las hojas o en los granos, induciendo así la deshidratación, necrosis y muerte del tejido. Inyecta toxinas en el interior del tejido provocando deformaciones en el grano, impidiendo su llenado y ocasionando una alta tasa de vaneamiento de la panícula y por ende la disminución de los rendimientos.

 

Recomendaciones:

Aplicar Oberon 240SC, dosis: 0.25 L/ha


Principales enfermedades que afectan al cultivo:

 

Pyricularia, Quemado

Pyricularia orizae

 


 

 

             

 

Se forman lesiones fusiformes, romboidales, con o sin borde castaño claros u oscuros y centros grisáceos. Numerosas lesiones tienden a unirse, secando la hoja y posteriormente la vaina. El síntoma más común en los ataques tardíos es el secado de la panoja, comenzando por manchas en el cuello o en parte de raquis, que se inician con un color verde oscuro y terminan con un color castaño oscuro. Las panojas quedan inclinadas y con color similar al de madurez, pero vacías o con granos a medio llenar y yesosos. Las panojas emergen blancas y se tornan grisáceas. La enfermedad es de rápido desarrollo y en ataques severos, puede secar el cultivo.

 

Recomendaciones:

Aplicar Flint 50WG, dosis: 0.1 – 0.15 kg/ha

Aplicar Folicur 250EW, dosis: 1 L/ha

Aplicar Nativo, dosis: 0.2 – 0.25 kg/ha

Aplicar Silvacur combi 300EC, dosis: 0.5 L/ha


 

Mancha carmelita

Helminthosporium oryzae

 


 

 

 

 

La helmintosporiosis causada por el hongo Helminthosporium oryzae es una enfermedad de importancia económica. Los síntomas se presentan en la hoja y glumas. Las manchas típicas en las hojas son ovaladas. Son manchas bien uniforme y muy bien distribuida sobre la superficie de la hoja. Las manchas jóvenes son pequeñas, circulares de 0.05 – 0.1 cm de diámetro y generalmente de color café oscuro. Lesiones completamente desarrolladas tienen tamaño de 0.4 – 1 por 0.1 – 0.2 cm y son cafés, gris o blanquecino en el centro. La mayoría de las manchas tiene un halo amarillento alrededor de sus márgenes.

 

Recomendaciones:

Aplicar Antracol 70%PM, dosis: 1.5 - 2 kg/ha

Aplicar Folicur 250EW, dosis: 1 L/ha

Aplicar Nativo, dosis: 0.2 – 0.25 kg/ha

Aplicar Silvacur combi 300EC, dosis: 0.5 L/ha


 

Rizoctonia

Rhizoctonia solani

 


              

 

 

 

 

Los síntomas de esta enfermedad se observan inicialmente sobre las vainas y luego en las hojas de las plantas afectadas. Las lesiones típicas son de forma elíptica u ovoide de color gris verdoso, las cuales se agrandan y toman una forma irregular; el centro de la lesión se torna blanco o grisáceo con un contorno marrón. Las lesiones pueden juntarse causando la muerte de las hojas superiores. Las manchas aparecen en la vaina de las hojas, cerca de la superficie del agua (en arroz de riego) o junto al nivel del suelo (en condiciones de secano). La enfermedad progresa rápidamente desde un comienzo, extendiéndose de la vaina hacia la hoja; en los ataques severos destruye el tallo. Con frecuencia se forman esclerocios que se diseminan fácilmente sobre la superficie de las manchas. La presencia de varias manchas grandes en una vaina causa, generalmente, la muerte de la hoja. Muchas veces, las plantas debilitadas por la enfermedad se tumban.

 

Recomendaciones:

Aplicar Zantara, dosis: 0.75 L/ha


 

Añublo bacterial de la panícula

Burkholderia glumae

 

 


 

             

 

 

 

B. glumae puede causar pudrición de plántulas en almácigo, así como pudrición del grano o añublo de la panícula. En el añublo de panícula, los síntomas iniciales incluyen una decoloración en la parte basal de la vaina, la cual rápidamente avanza, hasta afectar la totalidad de la misma, presentando lesiones largas y verticales color grisáceo, rodeadas por un margen de color marrón rojizo oscuro. Normalmente, los granos infectados se pueden observar de manera dispersa en la panícula, pero en casos severos, todos los granos pueden ser afectados. Los granos infectados muestran una banda café que atraviesa sobre el endospermo. Sin embargo, pese a que las panículas son severamente afectadas, el tallo permanece verde y éstas erectas, en lugar de inclinarse, debido a la pérdida de peso del grano (Sayler, 2006).

 

 

Recomendaciones:

Aplicar Serenade, dosis: 1.5 L/cilindro

Copyright © Bayer AG